LA UNIDAD DE DEFENSA PENAL

La defensa penal de personas sujetas a proceso federal cuando carecen de los medios para obtener asesoría legal.

Nuestros abogados de la Unidad de Defensa Penal (de aquí en adelante CDU, por sus siglas en inglés) forman parte de un despacho con un gran legado al pertenecer a la Defensoría Pública Federal con más antigüedad del país y representan a aquellas personas acusadas de cometer delitos federales en Arizona que no tienen los recursos con qué pagar a un abogado. Al representar a los acusados durante toda diligencia previa al juicio, el juicio oral y la imposición de la pena, nuestros abogados defienden la Constitución y, de ser posible, ellos tratan de conseguir que la persona sea procesada en libertad. Además, a los abogados de nuestra Unidad de Defensa Penal se les puede designar para la representación de personas quienes están siendo investigadas federalmente, pero que aún no han sido acusadas. Con la asesoría de investigadores ampliamente capacitados y de peritos,  nuestros abogados localizan testigos y recaban pruebas para ayudar a probar la inocencia y conseguir  factores atenuantes. 

Nuestros abogados son un grupo diverso de letrados sobresalientes, ya sea porque son egresados de las facultades de derecho más prestigiosas  o han demostrado una habilidad extraordinaria en la defensa de personas sujetas a proceso. Cabe mencionar que nuestros  abogados del despacho de Tucson dominan el idioma español. Todo esto les permite defender a personas que provienen de trasfondos étnicos y culturales distintos.

En la Unidad de Defensa Penal, nuestros abogados  aceptan nombramientos a una amplia variedad de casos, incluyendo delitos que se alega que fueron cometidos en las reservaciones de indígenas americanos en Arizona, delitos en materia de drogas, migratorios, relacionados con la Oficina de Correos de los Estados Unidos, delitos en bases militares, contravenciones de las leyes de exportación e importación y cualquier otro delito cometido en territorios federales.

Y de esta forma nuestros abogados ayudan a proteger al público en general de prácticas policíacas inconstitucionales y otros abusos de autoridad por parte del poder ejecutivo.

De igual manera, luchan para que se cumpla la garantía constitucional que protege contra cateos e incautaciones irrazonables al solicitar la exclusión de pruebas obtenidas de manera ilegal.

EL JURADO

El secreto profesional entre abogado y su defendido

y qué esperar de nuestros abogados

 

En conformidad con la Quinta Enmienda, toda persona tiene el derecho de guardar silencio al enfrentar una investigación o acusación. Los agentes del orden público no pueden interrogar a una persona sin su consentimiento y la única excepción  es cuando una persona ha sido nombrada en un citatorio (una orden válida exigiendo que comparezca al tribunal para atestiguar). A pesar de haber recibido un citatorio, puede ser que una persona todavía conserve el derecho de rehusarse a contestar preguntas si las respuestas son auto incriminatorias.

El secreto profesional protege su derecho a no declarar, de manera que toda comunicación entre el abogado y su defendido es confidencial.  Esta norma está diseñada para resguardar tanto al acusado como a los familiares del acusado y a terceros.  Por ende, si el acusado habla con su abogado, esas conversaciones forman parte del secreto profesional. Sin embargo, si el acusado habla con cualquier persona distinta a su abogado sobre los hechos, esa persona puede ser convocada al tribunal a declarar acerca de esa conversación.  Por lo tanto, a todos los clientes se les informa que NO DEBEN hablar sobre los hechos con familiares u otras personas, ya que esto podría perjudicar su defensa. Por su parte, los familiares no deberían de tratar de obtener información del acusado sobre los hechos porque esto podría convertirlos en testigos. Además, todos los clientes y sus allegados deben de saber que los agentes del orden público graban todas las llamadas recibidas o realizadas en las cárceles y prisiones y el contenido de estas llamadas será usado para condenar a los acusados. Entonces, ¿qué recursos les quedan a los familiares?

A pesar de que existe el secreto profesional entre el abogado y su representado, éstos por lo general nos dan su autorización para  que compartamos cierta información con quienes ellos digan. Sin embargo, sin esta autorización los abogados tienen prohibido divulgar cualquier información acerca del proceso.  Nuestros abogados de la Unidad de Defensa Penal y el personal de apoyo pueden suministrarle información beneficiosa acerca de las acusaciones y la posibilidad de ser procesado en libertad con o sin caución, así como también la información acerca del proceso a la que el público general tenga acceso. Aparte, los pueden ayudar a aclarar las diligencias procesales al explicar el propósito y duración de algunas de las audiencias.

 

Si un familiar quiere asistir a una diligencia procesal, se le sugiere que llame a nuestra oficina con el nombre del acusado para confirmar la fecha y la hora de la audiencia programada. Con frecuencia la fecha y la hora de las audiencias pueden cambiar en el último momento y llamar de antemano puede evitar viajes largos innecesarios y los gastos relacionados.

 

Además, si un familiar comparece durante una audiencia en la que posiblemente se dicte la libertad del acusado, se le aconseja que traiga un cambio de ropa y zapatos para facilitar que el cliente sea puesto en libertad ahí mismo en el tribunal.